Cuando compramos algún producto envasado o incluso cualquier aparato electrónico, siempre nos fijamos en la etiqueta y la información que contiene. Al igual que en estos casos, cuando se trata de pescado fresco, es importante que sepamos realmente lo que estamos comprando. ¿Sabes realmente leer las etiquetas del pescado? Si crees que lo desconoces, este post te interesa.

 

¿Por qué el etiquetado del pescado es importante?

A partir del 13 de diciembre de 2014 cambiaron las normas relativas a las etiquetas que figuran en los productos de la pesca y de la acuicultura destinados a los consumidores de la UE, garantizando así que un mayor conocimiento del producto que estamos adquiriendo.

El reglamento europeo de etiquetado de pescados y mariscos pretende contribuir a la trazabilidad del producto y dar al consumidor la posibilidad de desarrollar una compra más informada. Esto radica directamente en nuestra seguridad y salud alimentaria. Por ejemplo, nos permite saber si el producto ha sido congelado previamente o no y la fecha de consumo preferente, entre otros. Tener de buena mano esta información es importante, ya que no se debe congelar un alimento que ya ha sido congelado.

 

¿Cómo leer el etiquetado del pescado?

La información alimentaria del etiquetado tiene que ser clara, completa y útil. ¿Tienes idea de cómo debe estar etiquetado tanto el pescado fresco como el congelado para cumplir con la normativa vigente? ¿Y la información que debe contener? Si la respuesta es no, no te preocupes. Sigue leyendo, te lo contamos.

 

¿Qué información debe contener el etiquetado del pescado?

Los datos que deben aparecer obligatoriamente en productos envasados y productos sin envasar  son:

    • En la parte superior izquierda la Denominación comercial y nombre científico, tanto el nombre real como el nombre con el que lo conocemos coloquialmente. 
    • A su derecha el método de producción: Se refiere a la zona donde se crían (agua dulce, marina,…).
    • Zona de captura / País y masa de agua / País de producción. Habla tanto el lugar en el que se capturó como de la forma en la que fue capturado y el área exacta de la captura (subzona o división).
    • Artes de pesca: En esta parte viene indicado el tipo de pesca usado para la captura del pescado (redes izadas, sedal, anzuelo, trampas, redes de arrastre,..) En Bluscus apostamos por las artes de pesca y marisqueo artesanal, para garantizar la sostenibilidad del medio.
    • Descongelado: En la etiqueta indica si el producto ha sido congelado. Esta información sólo se incluye en productos envasados o en aquellos que hayan sido congelados por motivos sanitarios.
    • Fecha de duración mínima y fecha de caducidad. 
    • Alérgenos.

null

Además de esta información, los productos envasados deben contener la información siguiente:

      • Lista de ingredientes. Debe mostrarse una lista de todos los ingredientes, en orden decreciente de peso, encabezada por el título «Ingredientes». Esto no es necesario en el caso de los alimentos con un solo ingrediente y cuya denominación es la misma que la del ingrediente. 
      • Cantidad de los ingredientes. Debe expresarse en porcentaje. 
      • Cantidad neta (Peso neto).  Esta cantidad debe expresarse en gramos o en kilogramos. 
      • Condiciones de conservación y de utilización.
      • Nombre o razón social y dirección de la empresa alimentaria. 
      • País de origen o lugar de procedencia.
      • Modo de empleo (si es necesario). 
      • Información nutricional (obligatorio a partir del 13 de diciembre de 2016). 
      • Envasado en atmósfera protectora. Esta indicación debe facilitarse si el producto ha sido envasado en determinados gases. 
      • Fecha de congelación o fecha de primera congelación. Este requisito solo se aplica a los productos sin transformar. 
      • Agua añadida. Debe figurar en la lista de ingredientes, de conformidad con el Reglamento sobre la información alimentaria facilitada al consumidor. 
      • Proteínas añadidas de origen animal diferente. La denominación del alimento debe llevar una indicación de la presencia de estas proteínas y de su origen animal. 
      • «Elaborado a partir de piezas de pescado». Los productos que puedan dar la impresión de que están hechos de una pieza entera de pescado, pero que en realidad constan de diferentes piezas combinadas mediante otros ingredientes (como los aditivos alimentarios y las enzimas alimentarias), o por otros medios, deben presentar esta indicación. 
      • Fecha de embalado. Esta fecha debe figurar en los moluscos bivalvos vivos y debe contener al menos el día y el mes.

Galicia lidera un proyecto para evitar el fraude en el etiquetado de la pesca

Galicia se embarca con Portugal, Irlanda, el Reino Unido, Francia y Alemania en Seatraces, un proyecto que, liderado por el grupo de Bioquímica de Alimentos del Instituto de Investigaciones Marinas (IIM) de Vigo (dependiente del CSIC), busca desarrollar técnicas que permitan dotar a los laboratorios de control o a los puntos de inspección fronteriza (PIF) de herramientas para determinar con mayor eficacia y rapidez el grado de cumplimiento de las normativas europeas de etiquetado», explica la investigadora Carmen González. Es decir, idear sistemas ágiles para comprobar si la procedencia que figura en la etiqueta es la correcta o medir la presencia de agua añadida para saber si se trata de un pescado fresco o descongelado.